Necesidad de acompañamiento en hospitales para las personas con discapacidad

Necesidad de acompañamiento en hospitales para las personas con discapacidad

Estuve dos horas en la sala de espera de urgencias en la zona COVID, esperando a ser ingresada, el tiempo se paralizó, puede que no fuesen realmente dos horas, igual estuve un poco menos pero el tiempo no pasa cuando tu deseo de ver a alguien es tan fuerte.

Por fin llegó una enfermera vestida con esos engorrosos trajes en donde no se puede ver a la persona solo te deja ver un ente que se mueve y que parece que actúa casi de forma robótica, pero nada más lejos de la realidad bajo esos plásticos hay personas llenas de sentimientos inquietudes y miedos, personas que dan lo mejor en situaciones tan difíciles.

Yo la seguía por aquel laberinto de pasillos semi desiertos siguiendo los rótulos: “circuitoCOVID”. Con las personas que nos encontrábamos ambas dábamos un paso atrás con el miedo de ser contagiados los unos a los otros, sin hablar, yo con ese mismo miedo pensando en cómo me iba a encontrar a la persona que más quería a mi Paco. 
Paco Juárez
Protocolo COVID

Por fin llegamos a la planta segunda del PTS, planta COVID. Crucé la puerta de aquella habitación con la televisión puesta a toda voz para ahogar el llanto, me lo encontré atado a la barandilla de la cama de las dos manos, llorando desconsoladamente, con una pena que se le salía el alma. Lo desaté, lo bese, lo abrace con todas mis fuerzas y le dije de esta saldremos y salimos…

Es crucial para las personas con discapacidad intelectual sobre todo aquellas con grandes necesidades de apoyo que no tienen lenguaje verbal, que no pueden comunicarse, ni interpretar bien donde están o que les está pasando, sus familiares o persona de apoyo puedan acompañarlos en todo el proceso de un ingreso hospitalario para su mejor recuperación. Su bienestar emocional repercutirá al cien por cien en su mejora física. Tal y como están la actualidad diseñada la atención a los pacientes en los hospitales tanto públicos como privados, no existe el tiempo de atención personalizada a los enfermos, y menos a todas aquellas personas que necesitan una atención más individualizada, además cuando las instancias son cortas no da tiempo para conocer a la persona, sobre todo cuando existe esa dificultad comunicativa o cognitiva.

 

Por eso desde VALE vamos a luchar por y para que los acompañamientos sean posibles, ya que para las personas son cruciales, el beneficio es muto entre el sistema de salud y la persona ya que se facilita el trabajo al personal sanitario al contar con una ayuda tanto a la atención de cuidados básicos como en generadores de información sobre la persona que hará que su recuperación sea más rápida.

El derecho a una buena salud es crucial para todas las personas y cuando hablamos de todas, son todas independientemente de las necesidades de las necesidades de apoyo.

Paco Juárez y Lola Mochón